Que el único contagio sea la salud

¿Los equipos sanitarios que han estado trabajando en el ámbito sanitario durante la Covid-19 son superhéroes?

Mucho se ha hablado sobre este tema, aplausos por doquier en las calles, pero, ¿y ahora qué?

Ahora es un colectivo vulnerable porque están sufriendo más que nunca las consecuencias emocionales de todo este tiempo, sumado al estrés y agotamiento acumulado.

Aguantando el peso de una sociedad llena de miedos y alumbrando esperanza en muchos corazones.

Conocemos muy bien el impacto que tienen estas secuelas emocionales
en el rendimiento, bajas, trato conlos pacientes y la pérdida puntual de talento.

 

Mientras España sigue preocupada por los brotes de coronavirus y los nuevos casos que, desde que terminase el estado de alarma han crecido un 400%, es el momento de actuar.

El Ministerio de Sanidad ha comenzado a emitir informes que no son alentadores y que analizan el contagio entre el personal sanitario.

Estos informes se han realizado por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE), dependiente del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Datos recogidos que muestran una estadística abrumadora del personal sanitario contagiado por COVID-19.

 

Un personal en el ámbito de la sanidad que se enfrenta no solo al virus sino también a la falta de recursos y ayuda tanto emocional como de material.

 

Desbordamiento de la demana asistencial

Mientras muchas personas acuden reclamando atención sanitaria, el personal sanitario también enferma o ve a sus personas cercanas enfermar.

 

El riesgo de infección está siempre latente

La exposición de este colectivo los hace más vulnerables existiendo un mayor riesgo.

 

Equipos insuficientes e incómodos

No han tenido equipos de protección y aún en algunas zonas existe ese hándicap.

 

Gran estrés (apoyo y atención sanitaria)

Se someten a un estrés máximo, atendiendo a miles de personas, pacientes y familias que demandan atención continuada.

Pero si esto fuese poco, estos profesionales tienen que tomar decisiones complejas en un breve tiempo, generando así intensos dilemas morales y culpa.

Todos estos puntos generan miedo, frustración, culpa, agotamiento, estrés, ansiedad, angustia… y ¿Podríamos seguir pensando que son realmente superheroínas?

Indudablemente que no, son personas que necesitan todo nuestro apoyo.

No perdamos más tiempo y pongámonos en acción, porque sin acción nunca habrá reacción. 

Las gerencias de los centros de salud necesitan más que nunca crear en su propia cultura corporativa metodología de cuidados enfocado al bienestar emocional.

Poniendo en el centro y en el núcleo tanto de la institución, de su estructura y de su gestión a las personas y a sus equipos.

Estudios transversales recientes en China indican que los equipos sanitarios en servicios de salud afectados por COVID-19 presentan altas tasas de síntomas depresivos (50,4%), ansiosos (44,6%), insomnio (34%), y estrés (72%), mientras que el mismo estudio en población general mostró síntomas de depresión (16,5%) y de ansiedad (28,8%).

En Cultura Emocional Pública llevamos más de 20 años proponiendo soluciones para un bienestar emocional a personas, equipos e instituciones.

 

El objetivo final de nuestro proyecto es contribuir al bienestar emocional personal y comunitario por medio de la promoción de la salud emocional de toda la ciudadanía, socializando la educación emocional y convirtiéndola en cultura emocional comunitaria y pública.

 

Nuestra metodología exclusiva genera dentro de la cultura corporativa precisamente una metodología de cuidados y de bienestar emocional.

Os acompañamos en todo momento, tanto en el diagnóstico, diseño y soluciones implementando estas soluciones de manera sostenible y natural.

Junto a una evaluación continua de la contribución de los resultados en la sostenibilidad y la excelencia profesional.

 

NECESITAMOS QUE TE CUIDES PARA SEGUIR CUIDANDO Y QUE EL ÚNICO CONTAGIO SEA LA SALUD.

Será un placer ayudaros y avanzar juntos en una nueva etapa post covid.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *